¿Por qué los perros lamen a sus dueños?


La mayoría de los perros lamen a sus cuidadores. A algunas personas les gusta, a otras no. Si alguna vez te has preguntado por qué los perros lamen a sus dueños, a continuación, respondemos esta duda:

¿Por qué mi perro me lame la cara?

En el lenguaje del perro, lamer la zona de la boca es una expresión de respeto, una declaración de sumisión y una solicitud de cuidados. La fuente de este comportamiento se puede encontrar en los antepasados de nuestros perros: los lobos.

Cuando la loba regrese de cazar con sus cachorros, le lamerán la cara y le pedirán que le devuelva la comida ingerida durante la caza. ¿Repugnante? Desafortunadamente, los alimentos digeribles son más fáciles de consumir para los cachorros. Ya que la comida que devuelve la madre es una etapa de transición entre la leche materna y la carne cruda.

¿Significa esto que cuando el perro lame a su dueño en la cara pide que le devuelvan la cena? No. Las madres de nuestros perros domésticos ya no necesitan devolver la comida para que las crías aprendan a comer comidas sólidas, porque el dueño se encarga de la alimentación. Sin embargo, el ritual de saludo a nuestros perros fue heredado de sus antepasados. 

Además de que lamer el hocico o la boca no está reservado para madres y cachorros. Los perros más jóvenes se declaran, de esta forma, sumisos con los mayores. Los perros mansos e inseguros aseguran así a aquellos con quienes conviven que no buscan problemas y reconocen su autoridad.

Al determinar por qué el perro está lamiendo la cara del guía, es importante observar la situación en la que ocurre el lamido. El perro puede así comunicar lo siguiente:

  • Alegría por el regreso del propietario: lamer la cara puede ser parte del ritual de bienvenida.
  • Respeto y sumisión: si este comportamiento ocurre en una situación que el perro considera conflictiva o perturbadora, puede ser un método para asegurarnos que no tenía malas intenciones y que no debemos estar enojados con él.
  • Solicitud de cuidado: un perro en una situación estresante puede pedir apoyo y cuidado, por ejemplo, lamiendo nuestras manos.
  • Interés en la comida que acabamos de comer.
  • El perro suele tener buenas intenciones al lamer la cara de su amo. De esta forma expresa su alegría, respeto y sumisión. Y más allá del tema de la higiene, no existen contraindicaciones para permitir tal comportamiento.

¿Cómo reaccionar a una lamida en el rostro?

No todo el mundo disfruta del contacto con la saliva del perro, especialmente cuando se trata de la cara. No es de extrañar, teniendo en cuenta lo que a veces se encuentra en la boca de nuestros perros. Si no quieres que los perros te saluden de esta manera, deja de acariciarlos y festejar este comportamiento cada vez que te lamen. Dale la espalda, de esta forma el perro comprenderá rápidamente que es mejor no hacerlo.

Sin embargo, si no te importa, puedes responder con confianza al perro con caricias, aunque esto solo debería durar un momento. Saludar entre perros toma menos de medio minuto, luego los perros comienzan a jugar o van por caminos separados. Extender el saludo puede resultar incómodo para el perro. Al igual que para nosotros ocurre con un interminable apretón de manos de bienvenida.

lamar2
perro lame

¿Por qué un perro lame los brazos, las piernas, etc. de una persona?

Dependiendo de la situación en la que el perro comience a lamer, podemos asumir que:

Es un comportamiento cariñoso, es decir, el perro nos muestra preocupación y declara su apego. Los perros se lamen las orejas y el área de los ojos de esta manera.

Los perros alivian las emociones: lamer tiene un efecto calmante en los perros. Los perros bajo estrés crónico pueden lamer compulsivamente a sus dueños con el fin de equilibrar sus emociones.

El perro siente curiosidad por lo que acabamos de hacer: el lenguaje le proporciona información, así como la nariz, los ojos y los oídos. Cuando el perro se lame las manos, recibe información sobre lo que acabamos de tocar.

El perro comprueba si todo está bien con su amo: los sentidos del perro son tan sensibles que lamer a una persona proporciona información al perro, por ejemplo, sobre las emociones que está experimentando el guía (el perro puede obtener la mayor cantidad de información lamiendo sus pies).

Como puede ver, una misma actividad puede cumplir diferentes funciones y significados. Lamer proporciona información al perro y también es parte de una relación y una forma de expresar sentimientos. Siempre y cuando no te disguste la saliva del perro, puedes dejar que tu perro se comporten así de forma segura

¿Cuándo se convierte en motivo de preocupación?

Lamer es un comportamiento canino natural, pero el lamer muy frecuente e intensamente puede indicar problemas emocionales o de salud. ¿Cuándo deberíamos preocuparnos? Especialmente si el perro nos lame o se lame mucho o persistentemente.

No estamos hablando de lamer al cuidador en este caso; es completamente natural mostrar alegría cuando una persona regresa a casa. Por otro lado, los perros que lamen las manos de las personas para mostrar su afecto o preocupación suelen estar muy relajados. Tal lamido tampoco dura mucho: desde unos segundos hasta varios minutos. 

Si el lamido sigue, el perro está tenso y no se aleja, debes observar el comportamiento, específicamente la situación en la que ocurre. Es posible que el perro esté experimentando emociones muy fuertes en este punto que no puede afrontar. Esto significa que debemos ayudarlo haciendo cambios en su vida diaria.

Otro problema es si se lame las patas u otras partes del cuerpo. Este comportamiento de aseo es natural, cuando se produce en exceso, es una señal de que nuestro perro tiene un problema de salud o emocional. Los perros lamen sus heridas y puntos doloridos para aliviar el dolor. Por tanto, lo primero que debemos comprobar cuando un perro se lame excesivamente es si no está sufriendo alguna lesión, alergias o lesiones. 

Si todo está bien físicamente, deberías volver a mirar sus emociones. Ya que el lamido excesivo puede provocar daños en la piel y heridas que son difíciles de curar. El perro lamerá con más entusiasmo las lesiones dolorosas y que pican, y el cerebro del perro comenzará a liberar endorfinas, que adormecerán el dolor alrededor de la herida y reducirán el estrés al mismo tiempo. Por lo tanto, cuando el se lo lame persistentemente, es mejor consultar a un veterinario.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos, lamerse no es motivo de preocupación. Significa que el perro está apegado a nosotros. Es una expresión de cuidado y respeto y muestra una relación sana con el perro.

lamen

Otras Curiosidades

Deja un comentario