Cuando un gato tiene ganas de salir a pasear, nada se lo impide. Ni siquiera un bloque de nieve en la puerta


Source link


Otras Curiosidades

Deja un comentario